Hospital Cullen: las increíbles historias detrás de las agresiones a médicos

Un hombre en silla de ruedas y una mujer que acudió al nosocomio luego de fugarse de un sanatorio se enojaron por las preguntas que le hicieron los profesionales de la salud. ¿Qué fue lo que desató la violencia en ambos casos?

Actualizado: Viernes 21 de Septiembre de 2018 – 08:25 hs

Los pasillos del hospital José María Cullen se han transformado en un espacio de locas historias al mejor estilo de la película “Relatos salvajes”, algunas de ellas con final violento, como las que debieron soportar este jueves cuatro médicos y una enfermera que fueron agredidos en dos episodios ocurridos el mismo día.

El director del nosocomio, Juan Pablo Poletti, calificó de “sorprendentes” los hechos vividos ayer en el hospital, ya que no guardan relación con habituales situaciones de inseguridad (para las cuales hay protocolos específicos de actuación) sino que están vinculados con la relación médico-paciente, la cual -dijo- ya “no se respeta” por cambios culturales que la fueron distorsionando.

En silla de ruedas

Poletti relató el primero de los casos vividos ayer en el Cullen: un paciente llegó, proveniente de una clínica privada, y entró directamente al playón de ambulancias. Algunas de las puertas se encuentran abiertas debido a que esa zona del hospital está en obras de refacción.

El paciente pidió una silla de ruedas e ingresó por el playón al interior del hospital. Se dirigió por su cuenta “hasta los consultorios externos pero sin siquiera admitirse ni nada”, según contó Poletti.

Fue en ese momento que un médico se le acercó y comenzó a hacerle preguntas sobre su “urgencia” por ser asistido allí, algunas de las cuales hicieron que el paciente se molestara.

Le preguntaron por qué fue al Cullen si él precisamente contaba con cobertura de la obra socialy el nosocomio necesitaba las camas para situaciones de emergencia. “Ni siquiera se le negó la atención, se paró el forma brusca ante el médico, lo insultó verbalmente y luego le dio dos patadas”, relató en el programa El Cuarto Poder.

Con el suero puesto

La siguiente historia fue aún más extraña, dijo Poletti a LT10: una paciente que se bajó de un taxi porque se había fugado de un sanatorio cercano llegó al hospital Cullen por calle Lisandro de la Torre.

“Cuando se quiere admitir en la guardia venía con un suero. Se va al shock room justo cuando se estaba reanimando a un paciente de emergencia. La saca una enfermera y la agrede verbalmente. Se fue sola a la sala de cirugía donde se encuentra con tres médicos residentes de guardia. Les muestra una ecografía y pide que la internen. Los médicos le explican el protocolo y vuelve a enojarse. Los agrede verbalmente, se arranca el suero y se retira”, relató sorprendido Poletti.

Para el director del Cullen, “es imposible trabajar con un policía en cada consultorio”, y aclaró que el hospital debe convivir estos meses con una contingencia: la obra de refacción de la Guardia, que obligó a cambios en la circulación interna.

El propio Poletti y las autoridades del Ministerio de Salud se pusieron a disposición de los médicos agredidos.

“Esto excede a los protocolos de seguridad; es lo que más nos preocupa. No se respeta la atención médica”, añadió.

 

Audio: Juan Pablo Poletti

FUENTE: LT10

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.