En Entre Ríos, también están atentos a la altura del río

En un plazo estimado de diez días comenzaría a verse la recuperación del nivel del río Paraná. Los pronósticos relativos a precipitaciones en esta cuenca hacen prever que podría bajar en los próximos dos o tres días, atravesando un período oscilante, para en algo más de una semana, empezar a recuperarse. La información corresponde al jefe del Departamento de Hidrología y Cuencas de la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos, Oscar Duarte.

Explicó a que en ese plazo se empezaría a revertir la bajante que se viene dando desde el mes de mayo y que ubicó al río en uno de los niveles más bajos en los últimos diez años. No obstante, ha habido bajantes más pronunciadas, de mayor magnitud. En ese sentido, lo que vuelve particular a la registrada en los últimos meses es la extensión en el tiempo. Esto se ha dado por “más de cuatro meses”, destacó Duarte. A los problemas por falta de precipitaciones se suma el accionar de las más de 40 represas que existen en este cauce que en períodos de sequía retienen agua.

 

La recuperación de los efectos de La Niña se daría durante toda la primavera. Para los meses de noviembre, diciembre, empezarían a notarse los efectos de El Niño, cuya intensidad no está confirmada, explicó Duarte. No obstante, si bien se anticipa que sería débil, “provocaría inicialmente recuperación de los niveles del río y podría provocar alguna crecida”.

 

Panorama

“Tenemos una bajante importante, la más importante de los últimos diez años, pero no la de mayor magnitud que se haya registrado”, dijo Duarte este miércoles, cuando el hidrómetro indicaba 1,56. Precisó que esa altura implica un metro por debajo del nivel normal, ya que para esta época, el promedio sería 2,58. En base a ese registro es que “se considera que está un metro por debajo del nivel normal. Esto se debe –acotó- a que prácticamente desde el mes de mayo ha comenzado un descenso que se ha prolongado hasta la fecha y esto es lo que le da carácter de extraordinario, el período por el que se ha prolongado esta bajante”.

El impacto que esto ha tenido, fue muy variado pero en términos generales incide en la actividad de los puertos, en la práctica de actividades recreativas en el río y también, en la pesca.

En ese sentido, el presidente del Instituto Portuario de Entre Ríos, Carlos Schepens, comentó que los puertos entrerrianos sobre la costa del Paraná no han reportado inconvenientes. No descartó que se hayan presentado en otros tramos del río en jurisdicción santafesina. Duarte comentó al respecto, que en muchos casos los barcos deben navegar aligerados -menos carga-, lo que se traduce en una disminución en la capacidad de carga del orden de un 10%, aproximadamente.

Por otra parte, en la ciudad, reiteradamente se conocieron los inconvenientes que se generaron en la toma para el sistema de suministro de agua potable. “Sabemos que por debajo de los dos metros en esta ciudad se empiezan a registrar algunos problemas”, confirmó Duarte.

En la provincia, la Dirección de Hidráulica permanentemente lleva a cabo estas mediciones ya que es nodo en el sistema de alerta hidrológico nacional. Por lo tanto a través de la página institucional o por unos 600 mails que se envían a diario, la repartición mantiene informados a distintos organismos provinciales, públicos y privados.

FUENTE: EL LITORAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.