Violencia descontrolada en Rosario: 17 crímenes, en las últimas dos semanas

Entre el 25 de agosto y el 1º de septiembre se ejecutaron once. En tanto, los seis restantes, en menos de 24 horas.

Actualizado: Miércoles 08 de Septiembre de 2021 – 06:47 hs

En una ciudad donde las balaceras se transformaron en una marca de lo cotidiano la diferencia entre la vida y la muerte está más que nunca atravesada por las cuestiones milimétricas del azar. Es por eso que las lecturas sobre la cantidad de homicidios son más que relativas en períodos cortos.

En ese marco, el diario La Capital destaca que en las últimas dos semanas hubo 17 asesinatos en el departamento Rosario y eso, más de uno por día, excede bastante la media anual. Sin embargo, la acumulación de hechos no se dio como una constante sino en dos series: entre el 25 de agosto y el 1º de septiembre hubo once hechos y los últimos seis tuvieron la particularidad de haberse registrado en menos de 24 horas.

Tal vez esas oleadas tienen un impacto mayor en la sociedad que asiste impávida a cómo una espiral de violencia amenaza con inundarlo todo. No obstante, más allá de lo azaroso y de las percepciones al respecto, hay un dato que podría llegar a marcar una tendencia cuando termine el año: a esta altura de 2020 se habían registrado 20 homicidios menos que en lo que va de 2021.

EL TESTIGO
Esta ola sangrienta comenzó el lunes a las 17 con el homicidio de Carlos Argüelles. El mecánico de 46 años iba a recibir una condena a tres años como miembro de la banda de Esteban Alvarado, para quien reparaba y adulteraba guarismos de vehículos robados. Pero una vez imputado se convirtió en uno de los testigos principales contra su ex jefe y logró una morigeración de la prisión por la que circulaba libremente.

>>Leer más: Matan a tiros a un antiguo miembro de la banda de Alvarado que había declarado contra él

Esa libertad tenía su precio porque, según reveló tras ser atacado a tiros en enero pasado, habían sido tres las veces que atentaron contra su vida. La última fue el lunes, cuando dos hombres y una mujer llegaron en un Volkswagen Fox rojo a su taller de Garay al 3500 y le preguntaron cuánto les cobraría por una reparación. En eso estaba cuando una de esas personas bajó del auto y lo ejecutó delante de su familia. Con dos balazos en la cabeza, Argüelles murió una hora y media más tarde en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

Conocida la noticia, desde distintos ámbitos del gobierno se empeñaron en aclarar que, contra lo que solía sostenerse, Argüelles no era un testigo protegido porque él mismo había rechazado acogerse a los programas existentes en tal sentido. Sólo había aceptado una custodia fija en su domicilio.

Un par de horas después del atentado tres hombres y una mujer fueron interceptados en Tablada a bordo de un Fox rojo con la patente adulterada. En el vehículo hallaron una bomba tipo molotov con la que se cree que tal vez pensaban incendiarlo. En principio podrían ser imputados en relación con el crimen, aunque no se sabe por qué delitos.

EN LA ESTACIÓN
Horas más tarde, sobre las 19.30, fue asesinado Damián Martín Rodríguez mientras pasaba a pie por una estación de servicio de Mendoza y Circunvalación. El joven de 22 años estaba vinculado a “una banda muy activa que está siendo investigada», dijeron fuentes judiciales. Un remisero envió un audio a sus compañeros describiendo una discusión entre al menos dos personas de las cuales una tenía un arma. “Se ve que el primer tiro le pegó en la cabeza y después le tiró como cuatro más en el piso. Lo mató como si nada, como se ve en una película, lo liquidó en el piso”.

La mecánica que manejan los investigadores indica que la víctima caminaba por el lugar cuando se le acercó una camioneta roja con dos ocupantes de los cuales uno bajó, lo encaró y le disparó para luego huir. Aún impresionado, en diálogo con este diario, el remisero contó ayer que en el lugar había mucha gente. “Pasaron horas y no pude dejar de pensar en lo que vi. Yo venía despacio, el semáforo estaba en rojo y no había ningún auto adelante. Escuché una voz elevada e instintivamente miré. Escuché un ruido pero no me di cuenta de que era un disparo. No vi al pibe caer. Quedó tirado, le salía sangre de la cabeza a dos manos. La gente paralizada, nadie se le acercó”.

>>Leer más: «Todavía estoy temblando»: crudo relato del testigo de uno de los homicidios del lunes

De la poca información sobre el hecho se supo que el pasado 12 de julio la casa de Rodríguez en barrio 7 de Septiembre fue blanco de una balacera. Allí se levantaron nueve vainas servidas calibre 40 y los tiradores iban en un Focus gris o negro.

Mientras se conocían los dos primeros asesinatos se supo que Anastacio Luis Torrén había muerto en el Heca. El hombre de 43 años estaba internado desde el 25 de agosto cuando le dispararon desde una moto en la que iban dos personas.

La víctima, familiar del futbolista de Argentinos Juniors Miguel Torrén, que también jugó en Newell’s, fue herido en tórax y abdomen.

DROGAS, BRONCA Y SILENCIO
Pasadas las 22 fue asesinado Matías Ezequiel Serrano, un hombre de 29 años que iba en una moto por la Vía Honda cuando fue acribillado en el cruce de Manantiales y pasaje 1801. Según la información preliminar el joven fue baleado desde un auto gris desde donde dispararon a un grupo de personas. Hasta ayer no estaba claro si las balas eran para Serrano o si pasaron disparando al voleo como suele ocurrir en esa zona donde no sería la primera vez que maten a alguien solo por estar allí.

En el lugar se levantaron 14 vainas servidas y secuestraron un celular y la moto de la víctima, a quien no le robaron nada. En ese marco la investigación deberá establecer qué hacía Serrano en ese lugar a 15 kilómetros de su domicilio de Stephenson al 1200 de Villa Gobernador Gálvez.

>>Leer más: Drogas, balas y muertos se acumulan entre la bronca y el silencio sobre calle Manantiales

“En este lugar y a esa hora, si alguien que no es del barrio anda por acá es para comprar o vender droga. Y por las dos cosas te pueden cagar a tiros», dijo un vecino del barrio en sintonía con una de las hipótesis, no la única, que manejan los investigadores.

EN VGG
Minutos después del crimen de Serrano fue asesinado Federico Ariel Rampello en Villa Gobernador Gálvez. El joven de 26 estaba en una plazoleta del Fonavi de Mármol al 2900 cuando le dispararon desde una moto negra. Vecinos del lugar vincularon a la víctima con el narcomenudeo y no descartaron que su muerte haya tenido que ver con ello.

Rampello quedó tendido contra una pared de una de las torres del complejo, pero ayer no sabían si allí estaba cuando lo atacaron o si llegó malherido.

FUENTE: LA CAPITAL

Seguí leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
CHAT